Tostadas con tomate y aceite

Las tostadas con tomate y aceite son un clásico en los desayunos de toda España, aunque en muchas regiones y originalmente esta preparación (la del pan tostado con tomate) se utilizaba más como aperitivo o tapa en el almuerzo, al estilo de las conocidas bruschettas italianas.

La popularidad que tienen las tostadas de aceite y tomate está ligada, por un lado al deseo de gozar de un desayuno sano sin excesivos dulces, y por otro a la evidente vinculación que tienen estos ingredientes con la dieta mediterránea, típica en nuestro país pero muy especialmente en las regiones más orientales de España.

Los ingredientes de las tostadas de tomate y aceite no hace falta enumerarlos, porque van implícitos en el nombre. Eso sí: al tratarse de tostadas muy sencillas es fundamental que la elaboremos con ingredientes de primera calidad. Así que hazte con los mejores tomates de huerta posibles, un pan de masa madre, y un aceite de oliva virgen extra. Cualquier otra sustitución de elementos daría al traste con este delicioso conjunto.

En cuanto a las variaciones de la tostada con aceite y con tomate, la más habitual es la de añadir sal al gusto, y por supuesto la tradicional «evolución» hacia la tostada catalana (tostadas con aceite, tomate y jamón) u otras opciones más proteicas.

Otras combinaciones, como la de añadir un poco de ajo o incluso orégano encima del tomate, cambian un poco la esencia de esta tostada, pero la realidad es que esta es una preparación bastante abierta sin unos cánones cerrados.

Y es que una de las grandes ventajas que tienen las tostadas de aceite y tomate es que funcionan a la perfección o bien en solitario o bien como base para colocar encima del tomate cualquiera de nuestros ingredientes favoritos: jamón, embutidos, aguacate, atún… las posibilidades son infinitas.

Las mejores tostadas con tomate y aceite

¿Qué se pone primero, el tomate o el aceite?

Esta es una cuestión muy particular al gusto de cada uno, pero de manera general se suele recomendar poner primero el aceite sobre el pan, para que este empape y coja sabor, y luego disponer (o rallar) el tomate por encima.

Si lo hacemos al contrario, echando primero el tomate y luego el aceite encima del tomate, es muy posible que el aceite no llegue a empapar el pan, y no se mezclarán sus sabores. El resultado del conjunto no será el mismo.

Por supuesto, este criterio cambia si usamos algunas elaboraciones de tomate triturado casera en las que ya se ha añadido un poco de aceite (incluso a veces algo de sal) al tomate de antemano. No hará falta, por tanto, servir más encima de la tostada salvo que nos guste para aderezar.

¿Una tostada con aceite y tomate engorda?

Una tostada con aceite y tomate no engorda mucho, sobre todo si utilizamos pan integral, pero una cosa es que no engorde y otra es que sea un desayuno realmente saludable, como se piensa. Lo cierto es que una tostada de tomate con aceite, así sin nada más, no es un desayuno tan sano como parece.

Y el motivo es que como desayuno (considerándolo como la comida más importante del día) es un plato algo incompleto. No tiene excesivas calorías, pero carece también de proteínas y de grasas saludables a no ser que seamos ultragenerosos con el aceite de oliva. Por consiguiente, si solamente tomamos café con una tostada de aceite y tomate no estaremos dándole al cuerpo todo el aporte que realmente necesitas para empezar el día.

Otra cuestión sería si acompañamos esta tostada con algún tipo de proteína o más grasa saludable, como el jamón, atún, aguacate, un poco de huevo cocido… es decir, que si queremos un desayuno realmente completo la tostada con aceite y tomate deberíamos complementarla con algo más.

¿Cuántas calorías tiene una tostada con aceite y tomate?

Las calorías de una tostada de aceite y tomate son una de las más bajas o contenidas de todos los tipos de tostada que se consumen en España.

Se limitan a los 70-75 calorías que puede tener el pan (según el tipo de pan y la rebanada que uses) y las 10-15 calorías que puede tener el chorrito de aceite de oliva, salvo por supuesto que te excedas con una cantidad desmesurada.

Las calorías que puede tener el tomate triturado son casi insignificantes, en especial si lo haces tú mismo en casa en vez de utilizar uno ya preparado.

En total, podemos cifrar la cantidad de calorías que tiene una tostada de aceite y tomate alrededor de 90-100, siempre dependiendo de la cantidad de producto que utilicemos y del tipo de pan que tostemos.

Cómo tostar el pan para una tostada de tomate y aceite

Cuando se utilizan en el pan ingredientes líquidos o semilíquidos, como puede ser la mantequilla o este caso el aceite, siempre es recomendable que la tostada no nos quede excesivamente oscura ni dura; mejor que la miga tenga cierta consistencia. De lo contrario, el aceite no empapará bien en el pan y no conseguiremos conjugar todos los sabores. Lo mismo se puede decir en el caso del tomate si este nos queda muy líquido.

Por el contrario, si preferimos no usar tomate triturado sino directamente frotar el tomate contra la superficie del pan, será mejor que la tostada quede algo dura para que el tomate no se lleve gran parte de la miga al frotar.

Así que como norma general recomendamos siempre un tueste moderado, no muy fuerte. O en caso de que sea fuerte, que sea durante muy poco tiempo (máxima potencia, mínimo tiempo) para que el pan quede crujiente por fuera pero poco tostado en el interior. De esta manera conseguiremos que la tostada de aceite y tomate realmente sea un conjunto de sabores mezclados, y no una suma de individualidades cada una por su lado.

Otra opción más práctica, aunque seguro que con menos encanto y sabor, es usar el tomate y aceite para tostadas (en monodosis) que comercializan algunas empresas especializadas en esta materia, como Iberitos o Indalitos.

Si pulsas en cualquier enlace de esta página y haces una compra, nosotros ganamos una comisión sin coste adicional para ti. Así financiamos nuestros desayunos. Última actualización de precios: 2022-06-30.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.