Resistencias de cuarzo para tostadoras

Entre todos los elementos que conforman una tostadora eléctrica de las que tenemos todos en casa, no hay ninguno tan indispensable como las resistencias. Ellas son las responsables, tras activarse la electricidad, de coger temperatura lo más rápido posible y tostar el pan en pocos segundos.

Sin embargo, nos llama poderosamente la atención el desconocimiento general del gran público ante estos componentes tan básicos en el funcionamiento de nuestros aparatos. Conocer bien las resistencias para tostadoras de pan nos puede ayudar incluso a repararlas o sustituirlas nosotros mismos, siempre que entendamos qué función desempeñan y cómo lo hacen.

Y eso es precisamente lo que trataremos de resolver en el artículo de hoy.

¿De qué material están hechas las resistencias para tostadores de pan?

El material de las resistencias para tostadoras depende fundamentalmente del tipo de resistencia que estemos tratando.

Existen dos tipos básicos de resistencias para tostadoras: por un lado están las de nicromo, propias los tostadores de ranura, de las que ya hablamos en nuestra guía de funcionamiento de las tostadoras, y por otro tenemos las resistencias infrarrojas de cuarzo, que las encontramos normalmente en los tostadores horizontales.

Las resistencias de nicromo tienen la apariencia de un cable o alambre grueso, y se enrollan sobre una placa para conseguir alcanzar temperaturas de hasta 600º C en pocos segundos.

Una resistencia de cuarzo para tostadora se construye siempre en forma de tubo, y tiene este aspecto:

¿Qué potencia tienen las resistencias de cuarzo para tostadoras?

En el caso de los tostadores de pan, lo más habitual es que una resistencia de cuarzo tubular tenga 300 watios de potencia.

Los tostadores planos montan dos o tres resistencias de este tipo, dependiendo de la potencia que se quiera conseguir. Los de gama básica montan solo dos resistencias de tubulares, sumando 600 watios, y los de gama un poco más alta montan tres resistencias y trabajan a 900 watios.

Aquí tenéis un ejemplo de tostador plano con tres resistencias de cuarzo y 900 watios en total:

Taurus Neptuno Plus Tostador Plano, 900 W, Plástico, Blanco

Por supuesto, en el mercado existen resistencias de multitud de tamaños y de potencias, pero en el caso de las tostadoras este formato es el más común. Si buscas por ejemplo una resistencia de cuarzo de 500w, lo más natural es que sea un modelo para estufas.

¿Dónde puedo comprar resistencias de cuarzo para mi tostador?

A la hora de comprar resistencias de cuarzo, tienes dos opciones básicas. Lo primero es acudir a una tienda física de repuestos o al servicio oficial de tu marca, donde te puedan proporcionar o pedir el número de referencia exacto de la pieza que necesitas.

Sin embargo, este tipo de establecimientos cada vez es menos frecuente, y si no vives en una ciudad grande lo más probable es que tengas que comprar tu resistencia de cuarzo en Amazon. No en vano, estamos ante uno de los repuestos para tostadoras más comunes y buscados del mercado.

El precio de las resistencias de cuarzo ronda los 8-10 euros, lógicamente en función del tamaño y potencia que necesites.

Otra cosa diferente será desarmar tu tostador para extraer las resistencias dañadas y sustituirlas por las nuevas, pero eso ya es otra tarea. Te recomendamos delegarla a un servicio técnico oficial o a un profesional del sector si no estás completamente seguro de lo que vas a hacer (en especial si se trata de un aparato reciente que todavía esté en garantía).

¿Cómo reparar la resistencia de una tostadora?

Lo primero que debes conocer, antes de reparar la resistencia de tu tostadora, es determinar cuándo funciona mal o cuándo se ha averiado dicho componente. En el caso de las resistencias es fácil saberlo: cuando dejen de calentar. Un resistencia rota o estropeada deja de producir calor.

Tiempo necesario: 30 minutos.

Para reparar la resistencia de una tostadora de pan, vamos a centrarnos en el caso de las resistencias de nicromo (cables) que se emplean en los tostadores de ranura. Importante: todos los pasos debes hacerlo siempre con la tostadora desenchufada.

  1. El primer paso es desmontar el aparato, o quitarle la carcasa de plástico para dejar al descubierto las ranuras y las placas donde se enroscan las resistencias.

    Puedes consultar para ello nuestra guía para desarmar una tostadora paso a paso.

  2. Descubrir el lugar exacto donde está la avería o rotura

    Una resistencia de nicromo es un cable de cierta longitud enrollado a lo largo de una placa. Cuando la resistencia está rota, se ve a simple vista. Pero si no está rota sino averiada, tendrás que valerte de un multímetro o polímetro para identificar el lugar donde este marque cero (no hay paso de corriente).

  3. Reparar la resistencia

    Tanto si está rota como simplemente averiada, lo manera más sencilla de arreglar la resistencia de tu tostadora es unir las dos partes rotas enrollándolas con unos alicates (siempre teniendo cuidado de no romper o partir la resistencia por un nuevo sitio). Si no hay rotura, corta el trozo de resistencia donde esté la avería y une los dos extremos restantes de la misma manera. Como el cable te quedará más corto, tendrás que quitarle una vuelta o pasarlo por agujeros más cercanos entre sí.

Si necesitas reparar la resistencia de un tostador plano, la operación es bastante más sencilla. El desmontaje será similar (dependerá del modelo, pero lo normal es que tengas que destornillar y quitar primero la parte donde están los mandos de control del aparato) pero luego en lugar de soldar o enroscar cables simplemente tendrás que quitar la resistencia tubular que se haya dañado, y cambiarla por una nueva que hayas comprado previamente.

Si pulsas en cualquier enlace de esta página y haces una compra, nosotros ganamos una comisión sin coste adicional para ti. Así financiamos nuestros desayunos. Última actualización de precios: 2022-12-03.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *